Spanish English

La primera disciplina es mundialista. Ambas tienen mucho que ver, pero la estética -ni mejor ni peor- es bien diferente. La doma vaquera es secular y llena de tradición. El caballo llegó a América de la refinada Andalucía, tan marcada en sus costumbres por la gran influencia árabe. Es comprensible que ello sea motivo de comentarios y no deje a la mayoría indiferente

 

Siempre se habla entre los aficionados ecuestres de las disciplinas en los JEM, y en las conversaciones se comparan unas y otras. El comparar es algo que normalmente ocurre, y surge si todas las modalidades tienen el mismo mérito. Indudablemente no se está de acuerdo en todo; y también se habla, como es lógico, de la estética de las mismas.

 

Por delante tiene que ir -en ello sí hay acuerdo- que el mérito es grande y el trabajo mucho.

 

Como es comprensible, normalmente se suscita la comparación entre el reining (disciplina en JEM) y la doma vaquera (no disciplina en JEM). Hay quienes defienden a una en contra de la otra y viceversa. Tal vez no tenga que ser motivo de comparación con pretensiones discriminativas, pero está claro que guardan una cierta relación, pues ambas provienen del trabajo con el ganado.

 

Además el reining es de alguna manera una continuidad de la doma vaquera, en cuanto a que el caballo llegó a América desde España (concretamente de Andalucía).

 

Es entendible que se suscite el tema de la estética, pues las diferencias de gustos entre el Viejo Continente y el Nuevo son evidentes. Se dice que no hay nada escrito sobre el gusto, pero no es así pues las más importantes bibliotecas dedican muchos escritos a ello. Una estética evidente muchos años antes de Cristo (en Aristóteles y Alejandro Magno ya lo vemos) y también en publicaciones actuales que tantas páginas dedican a lo mismo.

 

La doma vaquera tiene claramente unos ancestros seculares, llenos de tradición que conforman una parte de nuestra historia, con ese regusto y sensibilidad andaluza y con la influencia árabe que durante tantos años hubo en España. Ese paso tan refinado y amplio del caballo. La sobriedad.

  [caption id="attachment_24697" align="aligncenter" width="397"]Fernando Villalón Fernando Villalón[/caption]  

Esa jáquima del reining (ellos la llaman hackamore) que proviene del árabe andalusí, y ese rodeo de caballos y toros en que su bravura destaca principalmente por el braguero que ellos portan.

 

Una estética la del reining ni buena ni mala pero bien diferente a la nuestra. Diferente a la europea que tanto se ha basado en el clasicismo.

 

Distante de casi todos los países de nuestro continente. No deja de llamar la atención a alemanes, ingleses, italianos… vestidos a la lo “hopalong cassidy”. Los italianos con su bello renacimiento cuyas obras tanto se admiran en América. Si el David de Miguel Ángel lo viera, Florencia se inundaría de sus lágrimas. ¡Spaghetti Western!.

 

Dicen que el refinado, culto, atildado, dramaturgo, pintor, poeta… el francés Jean Cocteau suscitó gritando y espantado un “horreur” cuando vio un anuncio de una conocida bebida americana rompiendo la armonía de un célebre barrio de la capital sevillana.

 

Los españoles con los citadas vestimentas, no dejan a nadie indiferente. No estamos en absoluto acostumbrados. Nuestras costumbres marcan nuestra estética. Y hablando de España y de JEM hay que consignar cuando el andaluz Rafael Soto (en estos entrenador de los nuestros en doma clásica) puso de pie a los espectadores de los de Jerez 2002, en los que consiguió medalla por equipos y además con un PRE (INVASOR) de cría Domecq. Medalla merecida en una reprise memorable con ese refinamiento de sensibilidad y las riendas en una sola mano, en demostración absoluta de que no hay que esconderse de lo propio cuando en lo mismo hay pureza y lo bello. Algunos olés al caballero andaluz. ¡Paula!. ¡Los Arburejos!. ¡La estética!

 

No queremos realizar el más mínimo desprecio a la disciplina del reining, sino decir tan solo que no está de momento en nuestro sentir. Y, además, sufre el agravio de que antes se hace la doma clásica, que en su estética está mucho más cerca de nosotros. Aunque también últimamente se ven por seguridad unos cascos que nada tienen que ver con los frac. La seguridad debe existir -es evidente-, pero no tiene que contraponerse con la estética. Ya lo vimos hace años cuando los militares competían con cascos de tercoipelo con pompón, que por suerte luego se obviaron y se cambió la protección de sus cabezas por lo adecuado a sus uniformes en su necesario ejemplo.

 

Dicen que una disciplina es mundialista cuando pasa de un determinado número de licencias. ¿Es cuestión de cantidad o de calidad?. ¿Será una especialidad ecuestre olímpica?

  [caption id="attachment_24683" align="aligncenter" width="281"]Malta da Costa Malta da Costa[/caption]  

Este mes murió el gran jinete de salto portugués Manuel Malta da Costa. Sus méritos como equitador eran más que evidentes, pero sus formas tremendamente estéticas estaban presentes a caballo y fuera de la equitación. Su país con grandes seguimientos a lo británico y lo francés (ya cantaba la fadista Amalia Rodrigues aquello, … de Lisboa no seas francesa…), más a lo versallesco que a lo samuroise (presentes en la ceremonia de apertura de los JEM). Un país de lusiadas, de navegantes, de descubridores, lleno de “saudade”, bien consciente de su clasicismo, de su tradición de la Europa del Sur Atlántico, lleno de estética de la que Malta era un claro ejemplo.

    José Padeira

 ★ Empresas colaboradoras ★

GlobalCaballos259x140.gifHIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg