Spanish English

Las ayudas parecen que deben de ser por resultados y no exclusivamente por participar. Se deben conocer las circunstancias personales de cada uno, tener  máximo respeto, comprensión, tratar de aunar y no separar, evitar protagonismo, estimular, aumentar su rendimiento...

 

Que a los jinetes jóvenes hay que ayudarles, es algo en que prácticamente todo el mundo está de acuerdo. Pero está claro que las ayudas económicas son muy complicadas, aunque ello no pueda decir, que no las puedan tener en forma de estímulo. Esta última es insuficiente, porque todo el mundo bien sabe lo carísimos que son los caballos y todo lo que les rodea (mucho más en la competición), pero el desánimo se debe combatir con el estímulo como premio al esfuerzo realizado y bien enfocado.

  [caption id="attachment_20890" align="aligncenter" width="951"] Tedoro Dorante con ECALA
Tedoro Dorante con ECALA[/caption]  

Todo ello, no quiere decir que los más veteranos no hagan su esfuerzo, ni que no deban ser estimulados. Pero claramente si un jinete no ha sido relevante de joven, no lo va a ser a una edad avanzada. Lo mismo -repetimos- no debe tener ningún ninguneo, si bien es cierto que los jóvenes con talento tienen unas posibilidades de futuro que los otros, tristemente, ya no tienen; es una realidad dura, que puede no gustar, pero que apartarse de ella no nos conduciría a nada. Bueno, si nos podría conducir a un reparto de ayudas casi seguro que injustificado.

 

En el primer párrafo, hemos comentado las dificultades de las ayudas económicas. En lo mismo hay que matizar. España es un país en que no se prima normalmente el esfuerzo ni el saber, y las subvenciones tienen muchos ejemplos que las invalidan si no están bien enfocadas. El pensar en una ayuda económica total -aunque sea ingrato decirlo- es una auténtica utopía, y mas aún en el momento actual en que estamos inmersos en una economía totalmente cuestionada con recortes, que a veces son en lo más básico; temas de los dependientes disminuidos; pagas extras obviadas; poder adquisitivo de las pensiones a menos; un paro insoportable y preocupante; los comedores de algunas organizaciones, sin ánimo de lucro, repletos... , y con la situación expresada tenemos que ser tremendamente cautos con las ayudas económicas al deporte; si hiciéramos lo contario la gente se indignaría aún más. Y hay que redundar que la mayoría de las personas ven -aunque no sea totalmente cierto- el montar a caballo como algo elitista.

 

Tal vez el que no pueda haber ayudas totales, no debe implicar que no pueda haber unas ayudas complementarias, que serán de agradecer, y que se pueden aunar o entender como una forma de estímulo. Si desde la RFHE se han incorporado entrenadores, que ya han ejercido su trabajo en doma y en salto, tanto para adultos como para jóvenes, ello claramente es una aportación económica. Y debe tenerse en cuenta la comunicación que hacen en la en la página de internet  federativa de Henk Nooren, "... investigación de nuevos jinetes para posible inclusión en el Grupo de Alta Competición, especialmente en categoría juvenil..." . Hay apuesta para los jóvenes, sin caer en ese concepto que muchos tenemos de hacer consideraciones a proiri y marcar a algunos de inicio negativamente, sin haber tenido oportunidad de demostrar sus posibilidades.

 

Parece ser que en completo, también enseguida, van a aparecer ayudas en forma de "clinics", y los mismos están contemplados para los más adultos y para los jóvenes, se sabe -dado que está comunicado-  quiénes los van a impartir; pero no se sabe, de momento, los que los recibirán, aunque a buen seguro ya estará meditado y decidido. Comprensiblemente se comunicará, como se ha hecho en otras disciplinas.

 

Las ayudas más discriminadas, todo indica que en casi todos los deportes serán fundamentalmente por resultados y no simplemente por competir. Lo mismo se puede entender como una "pescadilla que se muerde la cola", dado que si se piensa que no hay ayudas que se crean suficientes es posible que los resultados no sean los idóneos y que no conformen una ayuda económica. No debemos engañarnos, en los conceptos estatales, no se tendrá en cuenta unos resultados que no sean francamente buenos, y el esfuerzo no será en absoluto considerado (el esforzarse se considera algo incuestionable). Y más cuando hay deportes en que los resultados son tremendamente espectaculares como los de la selección de fútbol, la de baloncesto, los incontestables éxitos de nuestro motociclismo, el automovilismo con Fernando Alonso, el tenis con Rafael Nadal, David Ferrer y otros... En los deportes ecuestres tenemos un claro ejemplo con el aumento presupuestario en raid,  pues están llenos de medallas en el más alto nivel.

 

Posiblemente estamos en una situación complicada, aunque algunos creen que nos hará ver la realidad, si bien otros no piensan lo mismo.

 

El deporte de la equitación mayoritariamente tiene una gran subjetividad: siempre se puede decir que el caballo no está en las condiciones idóneas, que la pista no es la conveniente, que el criterio de los jueces no es el acertado, que los conceptos veterinarios que pueden conllevar a una eliminación no se comparten, que los diseños de los recorridos no son aceptables... Ello puede ser cierto, pero a la larga sólo se acordarán de los resultados, y a corto plazo serán unas premisas que no se tendrán en cuenta.

  [caption id="attachment_20891" align="aligncenter" width="640"]Tedoro Dorante con ESCALA Tedoro Dorante con ESCALA[/caption]  

Los jinetes deben ser respetados al máximo, y no se debe meter en el mismo saco a todos, porque no todos actúan de la misma forma ni mucho menos. Para exigir a los jinetes también se les debe recompensar cuando cumplen los objetivos marcados o cuando la mala suerte, las circunstancias, o los intereses del equipo no se lo han permitido conseguir: para ser exigente también hay que propiciar las ayudas con las que se cuente. Los jinetes son los protagonistas indiscutibles de la competición; es totalmente evidente.

 

También Nooren en su comunicado dice, "...comprobación del Plan de Competición individual de cada uno de los jinetes....". Y lo mismo lo entendemos como que se respetará la opinión de los jinetes, y los posibles cambios en su planificación no serán de forma imperativa sino con el diálogo de quienes tienen una experiencia y resultados más que contrastadosos. El diálogo -aunque a algunos no les guste- es lo que fructifica y consigue objetivos. La razón entera no está sólo de una parte, dado que aunque las opiniones sean diferentes -tienen que ser perfectamente aceptables-,  y siempre se puede pensar que el contrario tiene argumentos diferentes, que pueden tener su parte válida, y nos puede hacer ver algunas veces nuestros posibles errores.

 

No debemos tampoco engañarnos en los resultados, pues España está en equitación disminuida de la mayoría de los países con que competimos: nuestra competición en la mayoría de las disciplinas es menor, el mercado muchísimo menor y más aún las diferencias con nuestra cría del caballo de deporte... Sin embargo, lo anteriormente expuesto, aunque entendible, no debe ser una patente que nos justifique. También existe una dualidad respecto al Ministerio de Agricultura encargándose de nuestra cría y el Consejo Superior de Deportes ayudando económicamente a la federación e interesándose exclusivamente por los resultados sea con caballos nacionales o importados; pero lo mismo, aunque algunos lo vean injustificado y de repercusión económica, no debe servir tampoco de excusa, sino para tratar de combatir con mayor esfuerzo y dedicación una situación que algunos piensan que no es la mejor. Y en esto último, se debe pensar que el planteamiento no es equivocado, sino que el error puede estar en no unir y tirar de la cuerda en el mismo sentido para conseguir lo conveniente.

 

En el segundo párrafo hablamos de los más veteranos, y no debe lo escrito en su mayor parte, hacer pensar que no se deba contar con ellos, ni que su esfuerzo y resultados sean más que loables. La experiencia cuenta y mucho, como también cuentan las condiciones físicas, que comprensiblemente están de forma más evidente en los jóvenes. Posiblemente en la unión esté lo acertado. De todas formas, los deportes ecuestres  no son iguales en relación a las necesidades físicas. Lo que en casi todos los casos es evidente es que la experiencia es necesaria para los entrenadores.

  [caption id="attachment_20892" align="aligncenter" width="410"]Teodoro Dorante Teodoro Dorante[/caption]  

El tiempo pasa más deprisa de lo que nosotros quisiéramos. Los hay que un principio son juveniles y de poca experiencia y aunque con ilusión carecen de la necesaria para las grandes competiciones. Pero pocos años después -¡qué poco tiempo!- ya son adultos que pueden enfrentarse perfectamente a un Campeonato de Europa, a unos JEM o unos JJ.OO.

 

Las condiciones de los jinetes difieren totalmente de unos a otros: los hay con posibilidades económicas grandísimas y los que tienen verdaderamente dificultades también de grandes medidas; las situaciones personales son distintas no sólo por el sitio en que se vive, sino por las necesidades familiares que se tienen; las condiciones económicas de algunos obligan a tener que recurrir al comercio como una fuente de ingresos necesaria... En lo mismo no se debe entrar en detalles privados, pero es necesario tenerlo bien en cuenta.

 

La obligación de los que de alguna forma somos responsables debe conllevar el máximo respeto, comprensión, tratar de aunar y no separar, de evitar protagonismo, de crear buen ambiente..; pero no se debe estar ausente de no querer ver la realidad y de condescendencia a argumentos no válidos. Se debe producir un estímulo -a veces las formas ni la manera de expresarse son las mejores- para que las posibilidades de rendimiento sean mayores. En todos los órdenes de la vida -mucho en el deporte- el tanto por ciento con el que se actúa es muy inferior al que se puede tener (está demostrado). E indiscutiblemente hay que pesar que lo pueden hacer como los mejores; ¿por qué no?

 

Ejemplos de jóvenes con talento en nuestra equitación hay muchos y en todas las disciplinas. Nombrar a todos sería un trabajo arduo y nos podríamos olvidar de alguno, lo cual sería hacer un flaco favor.

 

Hemos ilustrado este artículo con un jinete joven de completo andaluz, Teodoro Dorante (1993), que hace la doma con gran sensibilidad y de forma no corriente y que demuestra en el campo sus claras aptitudes. En el video se puede ver al jinete tocando soberbiamente  un instrumento musical, que demuestra su ya mencionada indiscutible e envidiable sensibilidad.

  José Padeira, seleccionador de CCE de la RFHE  

Video Teodoro Dorante

  [caption id="attachment_20894" align="aligncenter" width="1024"]Teodoro Dorante Teodoro Dorante[/caption]  

 ★ Empresas colaboradoras ★

GlobalCaballos259x140.gifHIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg