Spanish English

Ha sido el único candidato que se ha presentado y estaba avalado por una buena gestión económica que permitió planes deportivos.

 

Entraba dentro de la lógica que Javier Revuelta fuera otros cuatros años más Presidente de la Real Federación Hípica Española (RFHE), por haber hecho una gestión transparente y que ha quitado un gran déficit económico que se venía arrastrando desde antes del año 1992 que comprensiblemente  ha permitido unos planes deportivos.

 

En unos momentos de crisis económica española que entre sus causas está el haber gastado más de lo que se tenía, en la RFHE ha ocurrido todo lo contrario: se han adaptado los ingresos a los gastos y no ha habido despilfarro y mucho menos corrupción.

 

Fueron los otros años de su mandato criticados pues no había la bonanza anterior injustificada sino el ver la situación que se tenía, teniéndose que tomar medidas de austeridad que tanto incomodan. Medidas que ahora se tienen que tomar en casi todas las facetas españolas y que poco gustan. Una anticipación clara a lo que ahora se propone.

 

Recortes en los salarios del personal federativo, ingresos reales y no pago del estado en muchísimos casos a situaciones de interés exclusivamente personal, control austero del gasto de las distintas disciplinas, ausencias de aviones, trenes, dietas y hoteles innecesarios, uso de videoconferencias… en fin algo perfectamente explicado en la Asamblea General. Era necesario que fuera así pues en el principio de su primera elección la bancarrota era tal que ni se podía pagar el sueldo de los empleados.

 

Además, con una disminución del dinero del entorno al 35% del Consejo Superior de Deportes era perfectamente comprensible que nadie se quisiera presentar a las elecciones, como así ha sido. No hay que engañarse, de todas formas, pues el atrevimiento y la vanidad habría existido pero es que se sabía que se jugaba claramente a “caballo perdedor”.

 

A los que votan ya es difícil engañarlos (ya se ha engañado mucho) y la gente sabe mayoritariamente la verdad y no se deja influenciar por los medios con opiniones tendenciosas que en el caso a que nos estamos refiriendo han sido muchas, incluso con insultos, con frases de malísimo gusto, con intromisiones en la vida privada, con foros alentados en los que se usan seudónimos cuando no el nombre de algunas personas relevantes…. Y no sólo en los medios sino en conversaciones, principalmente de barra, sin existir el más mínimo atisbo de soluciones y en la creencia de que son de ideas necesarias en recuerdo de lo antiguo y el pretendido clasicismo -que está muy bien- pero que hoy en día es obsoleto y demuestra una falta de sensibilidad y respeto a las ideas de la mayoría, en unos tiempos que guste o no han cambiado totalmente.

 

Algunos hablan, sin embargo,  de los insultos para no volverse a presentar a sus cargos (no en la federación), lo cual no es del todo comprensible por su afinidad con algunos insultantes, y sólo se puede explicar como un justificación  y “cortina de humo” a una gestión económica que plantea descontento  expresado por muchos y posiblemente un auténtico desastre.

 

Las elecciones federativas pueden no gustar pero son a las que nuestra legislación obliga, y es poco entendible el hablar de la manipulación actual a favor de un presidente cuando se le acusa de no ser el más prolífico a estar en los ambientes hípicos que se piensa aún que son los que deben marcar las pautas de nuestra equitación.

 

Todo lo anterior no sería válido si los resultados deportivos no hubieran sido convincentes. Han sido mejores en muchos casos que en épocas anteriores y han estado en total consonancia con la situación de España en el concierto internacional de nuestro  deporte.

 

Por suerte, una economía realista permitirá en los próximos años practicar el deporte, pero serán cuatro años duros que estarán marcados por la situación económica del país. No pensamos, ni mucho menos, que alguien tenga que ser imprescindible para el cargo; pero, desde luego, no quién no esté en la absoluta realidad.

 

Las prebendas tendrán que seguir disminuyendo y serán totalmente criticadas; y, la culpa será siempre de la federación (¡cómo no!), pero está mas que claro que de no tomarse medidas en el sentido que se sigue nos dejaría totalmente ausentes del presupuesto del Consejo Superior de Deportes, que es con mucho la mayor partida con que cuenta la RFHE y la bancarrota vendría otra vez (no se permitiría por el Estado) y de suceder posiblemente se conseguiría la falta de continuidad. Jinetes, propietarios, oficiales, trabajadores, aficionados… se lucrarán -lo saben bien- de una necesidades reales, pero los de siempre seguirán con su intento de manipulación que no es sino el reflejo de una supuesta incapacidad.

 

La sabiduría de la afición ha tomado la palabra.

 

Información al respecto en la web de la RFHE

 

 ★ Empresas colaboradoras ★

GlobalCaballos259x140.gifHIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg