Spanish English

Pero sí entra de toda la lógica el realizar controles analíticos no para buscar dichas sustancias sino para tratar de mejorar la condición. No obstante la confirmación de sustancias dopantes puede conllevar a una alteración de unos parámetros que el conocerse acertadamente buscan elevar exclusivamente el rendimiento del deportista. El obviar la analítica es algo que no se pretende ya que sería evidentemente un retroceso obsoleto.

 

Bien explican en la web de la RFHE que siempre luchan en contra del dopaje, que en el mismo no practican ningún ocultismo, que el control desde 2013 no corresponde a las Federaciones Nacionales sino a la Agencia Española de Salud en el Deporte, la confidencialidad de los supuestos casos, una actuación siempre en cumplimiento de la legislación... unas explicaciones contundentes que no dejan lugar a ninguna duda y que su lectura permite bastantes conocimientos al respecto.

 

Queda más que claro que no es función de la RFHE realizar analíticas en busca de sustancias dopantes. Pero ello no quiere decir que no se puedan realizar unos ciertos controles que traten de mejorar el estado de los caballos. Lo mismo se explica como que cuando un caballo está en la mente el poderlo seleccionar bajo los colores de España se debe tratar que sus condiciones de toda índole sean las mejores y en ello entra la analítica. Es una practica normal y totalmente comprensible que se haga en el deporte, pues permite de una forma objetiva valorar el estado físico. Es un método coadyuvante de otros muchos que por sí solos carecen de valor como pueden ser la toma de pulsaciones, la frecuencia respiratoria, los signos en piel y mucosas de posible deshidratación, la inspección ocular...

 

Una analítica, en algunas ocasiones puede detectar sustancias dopantes, pero no se realiza en busca de las mismas. No obstante, aunque no se busquen el hallazgo puede ser significativo dado que su existencia puede cambiar los parámetros que se pretende conocer. También puede haber cambios en los signos físicos del caballo a la inspección y en otros que utilizan técnicas especificas.

 

 

El hallazgo de sustancias dopantes -repetimos- no es ni mucho menos el fin,  sino lo es la pretensión de tratar de buscar el máximo rendimiento deportivo del caballo y las mismas como decimos nos pueden dar lugar a errores de apreciación evidentes.

 

El encontrar sustancias que mejoren el rendimiento deportivo y que puedan ser causas contra la salud, no tiene que buscar la sanción que como bien se dice no corresponde a la RHFE, sino tener en cuenta la pretensión de tratar de mejorar el rendimiento del caballo y en el que puede haber alteración y hacer al veterinario no saber a ciencia cierta su condición.

 

Prescindir de la analítica en el deporte es un retroceso de grandes dimensiones pues es totalmente evidente que es una técnica tanto en el humano como en el caballo de gran valor, y no debe en ningún caso obviarse pensando que no compete. Lo que no compete es la busca de sustancias dopantes y las posible sanción que ello acarrearía.

 

 ★ Empresas colaboradoras ★

GlobalCaballos259x140.gifHIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg