Spanish English

Una de las noticias más comentada últimamente, con las del Coronavirus, son los movimientos antirracistas por el fallecimiento el pasado 25 de mayo del descendiente afroamericano George Floyd en Mineapolis.

 

El movimiento de lema “Black Lives Matter” (la vida de los negros importa) causa unas manifestaciones muy sonadas, que en la mayor parte tienen razón (nadie puede poner en duda que la esclavitud fue una barbaridad humana), pero también hay violencia, actos contra la policía, saqueos, derribos de estatuas…

 

El derribo de las estatuas no solo es en Estados Unidos, sino en muchas partes del mundo.

 

No vamos a llevar el tema a la política sino decir que hay una cierta ideología. Una ideología -más que historia verdadera- en que es imposible puntos de contacto como en otras muchas cuestiones como la religiosa de creer o no creer.

 

Se derriban estatuas incluso de personajes de hace muchos siglos, y lo que hicieron no hay que defenderlo siempre, pero sí hay que considerar que la manera de pensar y actuar en tiempos pasados no es en absolutamente igual que la de hoy en día. Las comparaciones son tremendamente cuestionables.

 

En el mundo ecuestre, somos muy dados a comparar desde el punto de vista de si tal jinete o caballo que fue bueno en su tiempo lo sería en la actualidad.

 

Es una cuestión difícil de dilucidar, pero no lo es en el español Francisco Goyoaga (1920-1980) que ganó al máximo en las grandes competiciones: oro en el Campeonato del Mundo de París 1953 con QUORUM, bronce en el de Madrid con BADEN, plata en el de Aachen 1956 y ganador GP de Aachen en el mismo año en ambas ocasiones con FAHNENKÖNIG…

 

El gran Goyoaga tenía unas formas en el competir que se habrían podido compatibilizar con las de hoy en día y hubieran sido asimismo ganadoras. Si hubiera tenido que cambiar algo -poco- para la adecuación a buen seguro lo hubiera hecho. Las distancias con su inigualable acción nunca serían problema. Al igual que el cuidado de los caballos (las primeras radiografías en España las hizo él). Un fenómeno en su época que también lo sería en la actual. Un avanzado. Un dechado de virtudes innatas. Todo es factible de mejoría, pero hay virtuosismo con el que se nace como el que tenía Goyoaga. Único en España y dificilmente repetible.

 

Siempre en nuestro recuerdo con mucho honor. Hoy más.

 

Francisco Goyoaga (Madrid1920-1980) jinete de equitación en la ...

 ★ Empresas colaboradoras ★

HIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg