Spanish English

Al maestro portugués Manuel Malta da Costa

 

Dicen muchos entendidos en la materia- son tantos- que antes de que los jóvenes compitan tienen que haber tenido unas enseñanzas de los conceptos más básicos.

 

Comprensiblemente no se entiende ello como el ser capaces de realizar una equitación excelente, que sólo está reservada para algunos y que en edad temprana no es frecuente.

 

Se trata, como enunciamos, en los principios más básicos y necesarios para tener una buena equitación en el futuro. Si los mismos van acompañados del saber de la lectura se va a favor de aumentar los conocimientos mediante la cultura y la estética normalmente acompaña.

 

No estamos en contra ni mucho menos de que los jóvenes compitan -para nada-, tan sólo pensamos que antes tiene que haber las enseñanzas imprescindibles.

 

Sí estamos en contra del niño al que se le auspicia simplemente a ganar (galopa, galopa más, recorta...) que más tarde no llega a casi nada e incluso se frustra.  Normalmente se culpa al sistema y el mismo tan sólo tiene culpa si auspicia lo comentado. Engaño evidente  a sus progenitores que tanto esfuerzo e ilusión ponen.

 

Casi irrisorio resulta cuando observamos en la vista previa de las pruebas de salto a algunos midiendo grandes distancias cuando el galope de sus caballos carece de las premisas más necesarias.

 

Es fácil, también, aumentar el número de participantes en pruebas bajando el nivel.

 

Hace no muchos años se le dijo a Manuel Malta da Costa si quería encargarse del salto de los completistas españoles. Contestó algo así...., mucho me gustaría y es un orgullo para mí, pero no me atrevo pues no conozco bien la disciplina... Lección ejemplar de humildad de quien fue un gran maestro (sus alumnos compitieron y ganaron en niveles impensables) y además se unían siempre unos conceptos clásicos de equitación en un ganador brillantísimo en lo máximo y que a nadie podía dejar indiferente. Jamás por nadie fue cuestionada su gran equitación y su deleitosa estética.

 

Ya dijo el poeta de Manolete el torero (maestro impávido, estético y truinfador), quieta la planta, erguida la figura, de cera el rostro, la mirada  ausente... ¡milagro que tu hiciste en amable coloquio con la muerte!...

 

No caigamos en la sentencia de empezar la casa por la ventana , ni en el proverbio de El maestro Ciruela que no sabía leer y puso escuela...

 

Jenofonte el maestro de equitación de la Grecia Clásica

 ★ Empresas colaboradoras ★

GlobalCaballos259x140.gifHIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg