Spanish English

En casi todas las facetas de la vida del hombre su rendimiento está muy lejos del 100%, y mucho en las actividades deportivas.

 

Conseguir el 100% es prácticamente imposible, pero se debe tratar de mejorar el que tenemos.

 

Para ello, no sólo cuenta la preparación física -para nada desdeñable- sino un estado sicológico bueno. En esto último se ha mejorado mucho en los últimos años en la doma y salto españoles, con unos dirigentes dialogantes y que crean confianza a los jinetes y también a los dueños de los caballos y aficionados con lo cual indudablemente la situación de los que montan mejora.

 

Pensar que uno se tiene que esforzar para conseguir metas es algo incuestionable; no es cuestión de pensamientos ni de derechas ni de izquierdas -qué mala aliada es la política en el deporte- sino de puro sentido común. No se puede igualar por abajo, y meter en el mismo saco a los que tienen fines bien diferentes.

 

Los espantosos “es ques” no colaboran nada en mejorar, es simplemente buscar de manera desafortunada justificación a una no buena actuación. Casi todo en el deporte ecuestre cuando no tiene buenos frutos no es sino por causa de no haberlo hecho correctamente. La introspección y el sentido de autocrítica es imprescindible para no volver a tener errores (el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra). Hay muchos deportistas que lo mismo lo practican -normalmente son los de mejores resultados- pero hay otros que no, y estos últimos tiene una culpa relativa porque a veces se les alienta y se comparte la justificación espuria.

 

Estamos ya en el siglo XXI y los tiempos y las formas han cambiado, y no nos parece aceptable los insultos a los que compiten, que son además la clara evidencia del argumento y la denigración por la incompetencia. Tener con los que montan cariño, comprensión, diálogo, compartir el sentimiento de esfuerzo que realizan.. no es para nada una debilidad -bien contrario- pues se aceptan mucho mejor las decisiones del que ello lo practica y no es ninguna falta de autoridad;  más bien una autoridad bien entendida.

 

No debemos caer en el victimismo como justificación de que el deporte ecuestre en España es inferior al de otros países.

 

La confianza en los que dirigen y planifican tiene que existir para tener unos buenos resultados. El cuestionarles implica una inseguridad evidente que claramente se refleja ya, y se seguirá reflejando.

    José Padeira

 ★ Empresas colaboradoras ★

GlobalCaballos259x140.gifHIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg