Spanish English

Hay quien piensa que se deben incentivar las actuaciones y no subvencionar excluyendo los resultados.

 

Que la situación económica de España no es la mejor  es algo sabido, y las medidas que en dicho sentido tomará en breve el nuevo gobierno elegido democrática y mayoritariamente hacen que se hable de ellas y acaparen la mayoría de las comunicaciones más relevantes. El pasado 8 de noviembre, desde estas mismas páginas escribimos un artículo titulado, “La crisis  económica debe afectar a los deportes ecuestres”, lo cual no era ninguna originalidad sino sumarse a una idea que lógicamente tiene que repercutir en la equitación. Comprensiblemente, unos momentos delicados deben de hacer que se extremen las medidas económicas en nuestro deporte, para que en años sucesivos tenga una continuidad y no se llegue otra vez a una deuda que sería consecuencia de una mala gestión que sería totalmente inaceptable por el país. Por otra parte hay que añadir -es irrebatible- que sólo una economía real y adaptada a la realidad de lo que tenemos puede permitir unos planes deportivos que son totalmente necesarios. Subvenciones  e incentivos: una cuestión complicada pero real Releyendo algunos diarios, comentan que no habrá subvenciones sino incentivos. Ello es un tema que puede tener una interpretación varia, pero que nosotros entendemos en el mundo ecuestre como que no hay que subvencionar las actividades simplemente, sino que las mismas cuando cumplen unos determinados fines pueden o deben ser incentivadas. Entendemos que no se debe subvencionar la participación sino los resultados (incentivo). Pero a lo mismo se podría alegar que la participación hay que subvencionarla pues es de interés no sólo del que participa sino de los colores a los que se representa. Sin embargo, a lo anteriormente expuesto se podría replicar diciendo que hay participaciones que no son beneficiosas para el país, sino que otorgan una mala imagen. Como indudablemente las dos premisas tienen su parte de razón, lo lógico sería establecer un término medio, o mejor tener bien en cuenta la situación concreta de cada caso. Las ayudas estatales Todo el mundo de la equitación sabe que la competición es carísima y más aún la internacional y siempre se espera una ayuda federativa  para poder afrontar la misma; es comprensible. De todas formas, a parte de que es un deporte que implica el tener personalmente o por vía de los patrocinios unos emolumentos económicos considerables, el ser ayudado por un organismo oficial que depende mayoritariamente de los Presupuestos Generales del Estado, hay que considerarlo con la máxima delicadeza y más en unos momentos en que parece que debe primar la austeridad y seguir y colaborar con las ideas del nuevo gobierno, pues es el mismo el que hemos elegido para que nos solucione el grave problema que tenemos. ¿Tienen todos que ser ayudados en la misma manera? Parece de poco recibo, pensar que debe ser ayudado igual por el organismo estatal el que comete derribos que el que no los comete (salto), el que su media es muy alta con el que la tiene francamente baja (doma), el que es capaz de realizar el cross sin falta al que no lo finaliza (completo), al que consigue el recorrido en un tiempo competitivo al que lo hace en un tiempo desfasado (raid)…. Una manera de ver las cosas en que se valora a todos por igual, en la que no se incentiva el esfuerzo; un mal que mucho se ha padecido en España en los últimos tiempos, en que se pretendió igualar a unos y otros pero no por arriba sino por abajo. Habría que meditar sobre lo mismo. Unos tiempos austeros, tendrán que hacer que cada cual se adapte a lo que le es rentable y al nivel en que puede conseguir unos resultados deseados. No los resultados que a uno personalmente le parezcan buenos, sino los que quieren las autoridades deportivas (Consejo Superior de Deportes), cuando haya ayudas estatales. Los deportistas deben verse afectados en la menor manera posible, pero hablar de deportistas genéricamente es una grave equivocación La crisis económica debe afectar a todas las parcelas de la equitación: jinetes, propietarios, comités organizadores, cría, el desarrollo de los jóvenes… Pero no sería muy bien visto, el que los jinetes tuvieran que soportar una gran carga. Pero tal vez la carga de los más adecuados podría estar en los que buscan ayudas estatales y que comprensiblemente no están en el nivel que les corresponde, sino que muchas veces está en sentir satisfecho el ego personal, cuando no unos fines comerciales en que se pretende  prosperar no con la valía y sí con las ayudas del estado. Habrá quien puede pensar que  no hay que buscar la calidad sino la cantidad,  alegando que de la misma saldrá la calidad. Es una cuestión, sin embargo, en que muchos no están de acuerdo y además hay que pensar que la continuidad y los resultados necesitan de una importante economía ¿A cuántos hemos visto triunfar y luego no continuar? La situación actual, hará que en este 2012 haya recortes presupuestarios,  al igual que ocurre en casi todas las parcelas, y ello ha de ocurrir en lo ecuestre. Y ya se sabe -se está viendo- que el no tener las prebendas que teníamos está muy mal aceptado. Pero no queda más remedio que sea así,  pues de lo contrario nos veríamos abocados más tarde a una situación totalmente inllevadera. El esfuerzo tiene que ser de todos y tenemos que acostumbrarnos a que sólo se puede gastar lo que se tiene. José Padeira

Video Rodrigo Pessoa

 
 

 ★ Empresas colaboradoras ★

GlobalCaballos259x140.gifHIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg