Spanish English

Síndrome de la úlcera gástrica. Patogenia de la úlcera. Tratar los síntomas. La casuística es grande. El estrés de la competición, los viajes, las duras estabulaciones, una alimentación inadecuada… pueden ser un desencadenante.

 

 Sólo se puede decir que existe una úlcera gástrica cuando se ha confirmado mediante endoscopia y ésta es la razón por la que se habla del síndrome de la úlcera gástrica en el equino (EGUS) es decir una serie de síntomas y signos propios de la úlcera gástrica.

Los caballos y fundamentalmente los de carreras tienen muy frecuentemente el síndrome de la ulcera gástrica (EGUS).

 

Se piensa que un 93% de los caballos de carreras lo padecen, un 60% del resto y un 57% de los foals.

 

El diagnóstico inequívoco, como ya hemos dicho, es la demostración de la ulceración mediante endoscopia pero los síntomas clínicos van a permitir al veterinario acertar en el diagnóstico con gran fiabilidad y así, la terapia empírica va a producir muy buena respuesta.

 

Síndrome de la úlcera gástrica

 

La enfermedad consiste en ulceraciones que pueden ser en el esófago, estómago o duodeno y las lesiones pueden ser focales o multifocales.

 

Como es lógico la severidad de estas úlceras puede llevar desde simples molestias hasta hemorragias graves.

 

Y aunque el diagnóstico exacto es por endoscopia, este síndrome tiene una serie de síntomas y signos, que explicaremos en el apartado correspondiente, muy fiables del diagnóstico y que nos evitarán practicar un estudio endoscópico, no escaso de complejidad.

 

Epidemiologia, espectacular casuística

 

Egus puede presentarse en caballos adultos, yearlings, foals y yeguas de cría.

 

El 100% de los caballos de carreras en entrenamiento con síntomas de lesión gástrica tienen úlcera.

 

El 78% de los caballos de carreras en entrenamiento, sin signos de lesión gástrica, tienen úlcera.

 

El 86% de los caballos que no son de carreras y tienen signos de lesión gástrica, tienen úlcera.

 

El 37% de los caballos que no son de carreras y que no tienen signos de lesión gástrica tienen úlcera. (Murria,Grondinsky C, Anderson CW, Radue PF, Scmidt Equine Vet J. 1989,7 Suppl. 68-72.8).

 

Se calcula que en Estados Unidos hay 1.800.000 caballos en entrenamiento con úlcera gástrica.

 

Patogenia de la úlcera

 

Para que exista úlcera tiene que existir aumento de ÁCIDO GÁSTRICO.

 

En los caballos el estómago produce ácido gástrico permanentemente, no como en los humanos, y no es sólo una respuesta a la alimentación y a la distensión gástrica. Por otra parte en los caballos no se ha demostrado, como ocurre en los seres humanos, que en la formación de la úlcera gástrica intervenga la bacteria "helicobacter pilori".

 

A los caballos que por la mañana se les lleva al prado difícilmente desarrollan úlcera gástrica.

 

Los caballos que comen intermitentemente, o bien se les retira el alimento en relación con los periodos anteriores o posteriores al entrenamiento y a la competición, sufren un descenso del PH gástrico y pueden desarrollar úlceras en 48 horas.

 

Los caballos estabulados durante mucho tiempo, sin salir a hacer un ejercicio normal también tienen facilidad para padecer úlceras gástricas.

 

Sería también importante pensar en la implicación del stress en la producción de ácido (úlcera de stress), y la relación stress/entrenamiento.

 

Síntomas de EGUS

 

Síntomas en caballos adultos y yearlings

 

Cólico.

Pérdida de apetito.

Mala condición física.

Cambios de actitud.

Malos resultados.

Otros cambios físicos y de comportamiento.

Responden a la medicación antiulcerosa.

 

Síntomas en foals

 

Crecimiento retardado.

Mal pelo: sin brillo, áspero y quebradizo.

Mal aspecto.

Diarrea.

No maman bien.

Ptialismo (aumento de la salivación).

Dorso curvado.

Responden a la medicación antiulcerosa.

 

Tratamiento

 

Suprimir la causas que pudieran producir el ulcus.

 

Tratar los síntomas y las complicaciones.

 

Tratamiento farmacológico por prescripción veterinaria con OMEPRAZOL. El omeprazol tiene un mecanismo único que disminuye la secreción de ácido gástrico. Muchos caballos que están en entrenamiento y/o competición y que han desarrollado úlceras, al suprimirles el fuerte entrenamiento curan de sus ulceras sin necesidad de tratamiento farmacológico.

 

Los forrajes estimulan la producción de saliva que implica disminución del ácido gástrico y como consecuencia disminuyen la posibilidad de úlcera.

   

 

 ★ Empresas colaboradoras ★

GlobalCaballos259x140.gifHIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg