Spanish English

Una de las cuestiones que a nivel general en España preocupa es el pretender no primar la excelencia sobre todo con la idea de que los alumnos puedan subir de curso con suspensos, lo que muchos interpretan, para qué mejorar si aunque no mejore y no me esfuerce pasaré de curso.

 

Y, la pregunta puede ser ¿pasa lo mismo en alguna disciplina ecuestre española?

 

De alguna manera sí, con la misma importancia pretendida a las pruebas de “alto nivel” que a las de “promoción” e “iniciación”. No es que consideremos que las pruebas de “promoción” e “iniciación” no son importantes y absolutamente necesarias sino que no se pueden englobar en “alta competición” sino que son pruebas de continuidad. Lo mismo se podría decir a las reservadas a jinetes jóvenes, a caballos jóvenes...

 

Si repasamos el reciente Campeonato de España de Veteranos vemos que han participado 63 conjuntos (39 en 0* y 24 en 1*) y 9 en el anterior Absoluto de Completo. El primero no es de ninguna manera de “alta competición” ni por supuesto de continuidad, y no estamos ni muchísimo menos en contra de que se celebre pues cada año gusta más y son más los que se apuntan y además los participantes durante muchísimo años han pagado su licencia federativa con lo que han contribuido a la “alta competición” que también siguen y admiran. Son las pruebas de Veteranos de disfrute, amistad, concordia, reencuentro, reconocimiento... y todo ello es muy válido en unos momentos que el Coronavirus no nos permita disfrutar en gran manera y en los que también se da el enfrentamiento y división entre las personas.

 

Es cierto que en los Campeonatos de España de completo 2020 (Absoluto, Jóvenes Jinetes Juveniles, Alevines) tomaron parte como 120 conjuntos, pero la mayoría fueron en pruebas “complementarias”. Dichas pruebas se realizan también en muchos Campeonatos de España, y no estamos tampoco en contra de ellas pues favorecen económicamente a los Comités Organizadores (CO) con lo cual pueden mejorar la infraestructura de los campeonatos propiamente dichos y favorecen asimismo a los jinetes dado que la mayoría tienen otros caballos para competir en las mismas.

 

Simplemente se debe hacer un clara distinción entre unas y otras. Y no pretender unos datos falseados que es imposible que se den pues es, como en muchos países de nuestro entorno, una disciplina minoritaria.

 

Bien diferente sería si deben ser pruebas más de las federaciones autonómicas o de la nacional. No lo sabemos pues no sabemos de forma clara si la nacional solo se debe encargar de la “alta competición”, como tanto se ha dicho.

 

Parece que lo beneficioso sería trabajar conjuntamente, para favorecer a los jinetes (ya se hizo en los años noventa del siglo pasado entre la madrileña y la nacional). No nos vale el argumento de lo tenemos que hacer nosotros porque las autonómicas nos las realizan, pues no solo lo harían de buen gusto sino se debe intentar convencerles para tirar de la cuerda en el mismo sentido. Y para más inri al haber presidentes de autonómicas en la Junta Directiva de la RFHE (también CO).

 

El problema no está en quién la haga sino en no hacerlas o hacerlas sin continuidad. La continuidad del menos al más es totalmente imprescindible; lo contrario es como dice el dicho, pan para hoy y hambre para mañana.

 

Ello podría ser extensible a otras disciplinas.

 

No se trata de derogar lo anterior (es comprensible nuevas ideas) es algo de carácter claramente impositivo. No debemos evitar ensalzar y premiar el esfuerzo y el talento. Buscar la falta de competitividad limpia es de una ideología totalmente antiprogresista. Es una forma de obviar el criterio de los protagonistas (jinetes) y dejar su futuro a las ideas de los que dirigen, que como jinetes su repercusión en la mayoría de los casos ha sido nula.

 

Algunos españoles cuando había dos Alemanias fueron a la Occidental y jamás a la Oriental en que la equitación era simplemente anecdótica y los triunfos, no como en la otra, eran inexistentes. Ahora no hay la Oriental, y si la hubiera tampoco se iría (a la Occidental sí se va), pues bien se sabe que el proteccionismo del Estado (ferderaci@n) da un mal fruto.

 

Aunque no tiene que ver nos recuerda algo la crisis humanitaria de nuestra Lampedusa particular (Canarias), con esas imágenes desgarradoras de los migrantes en unas condiciones que no se le pueden propiciar a ningún ser humano. Nadie (nadie) -solo los desalmados- pueden estar en contra de ayudar a las personas que huyen de la miseria (no tienen ni lo necesario para sobrevivir) y hasta en viajes mortíferos y estancias en tierra carcelarias exentas de libertad... ¿No sería más lógico ayudar económicamente a sus paísepara que no tuvieran que ir a otros como parias de lugares de lenguas que no entienden y de costumbres que no comparten teniendo que dejar en sus países de origen a sus seres queridos... Es una ideología perversa, que no es solo de izquirdas sino tanmbién de  derechas. Ya en el “Gatopardo” (1957) Tancredi dice a su tío Don Fabricio (Giulio IX di Lampedusa) la célebre frase, Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie. Basada en la cita del periodista y novelista francés Jean Baptiste Alphonse Karr (1808-1890), Cuanto más cambie, es más de lo mismo. Una frase de la novela de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, que ahora bien se reconoce como una política revolucionaria, que solo trata de cambiar exclusivamente de forma superficial los conceptos del poder. Prima lo políticamente correcto, qué engaño más triste. Y así nos va.

 

Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo...

 

Sementales

CONOZCA LOS MEJORES SEMENTALES

En este especial podrá conocer los distintos sementales que se vayan publicando en la web. 

Para conocer los mejores sementales pinche en el siguiente enlace:

♞ ÚLTIMOS ANUNCIOS PUBLICADOS ♞

 ★ Empresas colaboradoras ★

HIERRObajo50.jpgangloarabe-MINI.jpgbranca.pngca-Concepcion-MINI.jpgfeba-MINI.jpgmasdehipodromos-MINI.jpgnormandy2014-MINI.jpgtodo_cria.pngyeguada-pedro-beca-MINI.jpg